sábado, 30 de marzo de 2013

"Si el emperador me quiere, que me pague, pues sólo el honor de estar con él no me alcanza" - W.A.Mozart

Los músicos, como los pintores, también recibían encargos por parte de los nobles o del propio rey.
El músico se hallaba subordinado al gusto de estos señores, aunque a veces se dejaba llevar por otros gustos.
Os traigo a dos compositores, el primero del Barroco, época que estamos viendo en Arte y el segundo del Clasicismo: Mozart.

Handel recibió el encargo del Rey Jorge II; se trataba de una creación musical que acompañase el espectáculo de los fuegos artificiales que tenía como fin celebrar  la firma del tratado de Aquisgrán en el río Támesis en Londres. Handel lo aceptó con desgana ya que quería favorecer el gusto del público por encima del de los nobles para los que trabajaba.



Pero, sin duda, Mozart era el que más desafiaba a sus superiores y hacía realmente lo que le daba la gana ( aparte de que podía permitírselo). Recibió encargos del papa Clemente XIV, del arzobispo Colloredo y del emperador José II de Habsburgo, hermano de María Antonieta y cómo no, el famoso Requiem que se desconoce quién lo encargó.
Aquí os dejo un vídeo sobre la película Mozart donde se representa cómo Mozart ha desobedecido el encargo del emperador ya que está harto de componer temas que favorezcan a estos nobles.


Isabel Rosal                              2bachA                              Hªdel Arte

1 comentario:

  1. ¡Cagar mármol, qué bueno! menos mal que lo dijo Mozart

    ResponderEliminar